Project Description

DIMAS P.L

1989, Alicante, España

DIMAS P.L

Nací el 20 de enero de 1989. Sí, el 20 de enero, para bien o para mal, como aquella canción de La Oreja de Van Gogh. Soy de un bonito pueblo allá al fondo del valle, Los Desamparados. La Vega Baja, CasiMurcia. Crecí entre bancales de cítricos y alcachofas hasta convertirme en un joven lo bastante guay para triunfar en el mundo de la poesía y el chiste fácil. Conmovido por Hunter S. Thompson y la Rana Gustavo decidí estudiar la carrera de periodismo con el fin de ser al menos, al menos, el 50% de Superman. Estudié esta carrera en Elche, Málaga y Bilbao. Me gusta moverme. Mientras, hacía mis pinitos en poesía, música rock y actuación teatral y fílmica extrema. Cuando acabé la carrera decidí pirarme a Londres a vivir por una temporada. Quería saber si podía valerme por mí mismo en un país extranjero. Celos del Erasmus, nunca conseguí esa beca. En Londres fui un feliz recogevasos, el «mejor a esta orilla del Támesis» según decían mis fans.

Actualmente resido en Madrid donde cursé el máster en literatura, trabajo como periodista freelance cultural y me vuelvo loco escribiendo y recitando por los círculos poéticos más profundos y oscuros de la ciudad.

Desde la adolescencia he participado en distintas revistas de poesía digitales. Gracias a ellas y a algunos premios recibidos por mi labor poética he tenido la oportunidad de contribuir a ciertos libros tanto de poesía como de relatos. Éstas colaboraciones, mis obras propias y la formación de la banda de poesía-rock La Forma Maldita, en la que recito por las calles y tabernas, son mi más reciente legado como escritor y poeta.

Como periodista, escribo en una sección cultural del periódico nacional El Mundo, colaboro con algunos medios de Mediaset y con algunas revistas de música centradas en el apogeo del panorama indie y rock madrileño. También llevo las comunicaciones de una empresa de software multinacional asentada en Gran Vía. El mundo del guion se ha abierto recientemente frente a mí y gracias a mi amor por el cine y la actuación lo llevo con igual solvencia y pasión como llevo artículos, novelas, poemas y canciones.

En cuanto a mi vida sentimental, bueno, no me caso con nadie, literalmente, no me he casado. Voy de aquí para allá de forma distraída, pero siempre manteniendo un estrecho y simbiótico contacto con el amor y sus divertimentos. A veces nos peleamos, pero resulta un dolor productivo.

No soy el mejor hijo, pero llamo a mis padres a menudo. Les consulto sobre la vida y sobre cómo funciona la lavadora o qué hay que hacer para que no te cobre comisiones indignantes un banco. Soy menos oveja negra de lo que era, a mi pesar destiño. «Oveja gris», entonces. También tengo encantadores hermanos y menos encantadores sobrinos, satánicos querubines que me han mostrado la importancia de ser «El tío guay».

Empecé mi vida al revés que la pensada para sí por Don Quijote, primero escritor y poeta, algún día, si lo merezco, caballero andante.

CONOCE MÁS A DIMAS

Volver a Superground