Project Description

Eduardo Cristóbal de Lucas

1987, Madrid, España

Nació en Madrid en el verano del 87 y creció al abrigo de las historias que sus padres le leían antes de dormir. No tardó en degustar por él mismo la miel de algunos libros que aún hoy conserva en su biblioteca personal. Su primera inmersión en la lectura fue en libros de historia, una afición que se marcó a fuego en una parte de él.

Su afán de conocimiento lo llevó a estudiar telecomunicaciones e informática y ante él se abrió un mundo que hoy le permite comer. El alimento mundano que todo ser vivo necesita para vivir.

La crisis y los cambios constantes en el mundo lo llevaron a encontrar otro de los pilares de su vida, el derecho. Comenzó a estudiar por la simple y austera posibilidad de un puesto de trabajo y terminó colegiado como abogado en el ICAM con la firme convicción en una justicia natural que le llevó al siguiente nivel de evolución en su vida. Su trabajo de fin de máster lo realizó sobre los derechos humanos y la existencia de los derechos de los animales. A partir de entonces una semilla comenzó a crecer en su interior: la semilla de la escritura que no ha dejado de practicar desde entonces.

Eduardo no concibe la vida sin las letras. La lectura y escritura son algo tan esencial en él, como el agua para la tierra. Le gusta decir que “lee para sentir y escribe para respirar”. Ha publicado numerosos microrelatos en diversas antologías. En 2018, los relatos de Muñecas de porcelana y Declaraciones de una noche sin luna vinieron al mundo en un blog de noticias y opinión y en diciembre de 2020 ha publicado su primer libro de relatos Nomiber Navis con Ediciones Ruser, un libro que hace navegar a los lectores entre sus historias y no deja indiferente a nadie. Ha tenido muy buena acogida entre el público y muchos lectores se han quedado con ganas de más.

Con Eduardo emerge en el panorama literario una voz sensible, comprometida con el lado más humano de la realidad, directa y muy cercana al corazón de los lectores.