Project Description

Laura Inés Britos

1981, Córdoba, Argentina

Laura es una artista polifacética.

Nació en Córdoba, Argentina, el 3 de octubre de 1981 y desde pequeña tuvo inclinación por el arte. Sus compañeras de escuela recuerdan hasta el día de hoy la facilidad de Laura en todo lo artístico: destacaba en música, danza y, sobre todo, en dibujo y pintura. Con unos inolvidables lápices diminutos, creaba dibujos al primer intento, sin titubeos, y al colorearlos parecía que cobraban vida. Tan bien se le daba el trabajo sobre papel como sobre pizarras o murales. También inolvidable es su caligrafía perfecta.

Pero hubo una serie de momentos clave que la llevaron decididamente por el camino del arte:

Cuando tenía 13 años, su mamá la llevó a ver la función de ballet <i>El cascanueces</i> y desde ese día quedó enamorada de la danza clásica.

Comenzó sus estudios en esta materia e ingresó al tercer año del Seminario de Danzas Clásicas del Teatro <i>Libertador General San Martín</i>. Esto marcó el inicio de su carrera como bailarina.

Laura sentía el deseo de estudiar también música y dibujo, pero la carrera de ballet demandaba todo su día.

Otro momento clave fue conocer al amor de su vida, el actor y bailarín de tango Mario Medina Rodríguez. Se conocieron en una clase de tango, comenzaron a bailar juntos y llevan 17 años compartiendo sueños, proyectos artísticos y de vida.

La idea de salir de Argentina siempre estuvo presente en Laura, quizá por el deseo de conocer otros lugares o quizá por saber que su profesión más de una vez requeriría giras en otros países. Junto a Mario, tomó la decisión de emigrar a México, donde actualmente residen, en Puerto Vallarta. Allí los mexicanos les brindaron una gran acogida y esto los llevó a nuevos emprendimientos como reabrir el Estudio de ballet clásico que tenían en Argentina, realizar el espectáculo cultural <i>The history of Tango</i> en dos grandes teatros, Stage & Forum y Act II, e incursionar en la actuación, trabajando en la producción mexicana The boyfriend´s meds con Jaime Camil y en la norteamericana Defender a Jacob con Chris Evans y Michelle Dockery.

De los rodajes Laura destaca el encanto particular que tiene compartir trabajo con artistas de tanta relevancia y aprender que detrás de cada toma hay un enorme trabajo: cada segundo de película que vemos en la gran pantalla es resultado de muchas horas de trabajo.

Laura también domina otro arte muy particular: el de la enseñanza. En su estudio de ballet, L’ Poché, ha llegado a impartir clases hasta a 90 alumnos, todos muy pequeños, a partir de tres años. El contacto cotidiano con los pequeños, la paciencia y el cariño que les dedica, nos dice que Laura mantiene una conexión íntima con el mundo de la infancia, entiende el lenguaje y la visión de la vida propias de la niñez.

Por estas razones, esta artista polifacética ha sido la persona ideal para dar vida a los personajes del cuento que Javier Martínez López escribió junto a su papá: Una aventura emocionante.

En cuanto a sueños y proyectos futuros, Laura quiere continuar con las actividades artísticas que realiza hasta ahora y que tanta satisfacción le dan: bailar, enseñar, montar espectáculos y pintar y quiere desarrollarlas en distintas partes del mundo. Ver cómo estos sueños se van cumpliendo es su mayor felicidad.

Volver a Una aventura Emocionante